Home

superheroSeguramente al leer el título de esta entrada del blog lo primero que te vino a la mente es si escribiré sobre una nueva legión de súper héroes que han llegado al planeta. Y bueno, realmente de eso se trata. Desde hace algún tiempo me he topado con que la gran mayoría de los profesionales no solo del diseño sino de muchas otras áreas han transformado sus formas de trabajo. La gran mayoría de las personas están comenzando a revisar sus estilos de vida, sus formas de interactuar con los demás y desde luego su manera de trabajar para subsistir. Es interesante ver como una gran mayoría de personas deciden ser freelancers, consultores, profesionales independientes o como quieran llamarse, siempre y cuando no dependan más de un horario establecido ni de un jefe a quien responder. Esta forma de pensamiento se da luego de varios años de reflexión y madurez en que la gran mayoría de los que deciden optar por el camino de la libertad del trabajo y en contra del corporativismo, se dan cuenta que su manera de trabajar resulta por demás satisfactoria cuando uno decide ser su propio jefe.

Desde luego la idea para muchos no deja de ser una lucha de estrés en contra de la incertidumbre y los miedos sobre el desequilibrio de la seguridad económica. Pero al mismo tiempo se vuelve un reto fascinante sobre las múltiples posibilidades de lo que se puede lograr al salirse de los paradigmas típicos o el encasillarse en el fácil camino del salario seguro. Entiendo que muchos no desearían tomar el riesgo de cambiar rutinas o caminar hacia caminos un poco más, digamos, tortuosos o inseguros, y seguramente recae sobre todo porque habrá familia que mantener, compromisos adquiridos, hipotecas, pagos de coche, etc. Y es comprensible; sin embargo y sin salirme del tema que aquí hablaremos, mi intención es solamente una observación al trabajo del profesional independiente que se encuentra en la disyuntiva y la incertidumbre sobre el camino del salario fijo o la búsqueda constante de la chuleta, o como sería mas fácil decirlo, cazar a punta de lanza el trabajo. En el blog pasado Rogelio López hablaba sobre el término “freelance” y lo que en algún tiempo significaba, (léanlo, no les diré aquí que significaba originalmente) pero para mí, en la actualidad significaría el que se sale a punta de lanza a buscar la chuleta, creo.

Y sin hablar mucho y tratar de contextualizar, eso ya le tocará a cada quien informarse, la idea del súperprofesional me vino a la mente por un artículo que leí hace poco en el Harvard Business Review llamado The Rise of The Supertemp de Jody Greenstone Miller y Matt Miller, en el que se hace un especial énfasis a la definición de una nueva legión de profesionales dispuestos, digámoslo de una manera simple, a trabajar de manera independiente y colaborativa con grandes corporativos al igual que con pequeñas industrias desde una posición totalmente independiente o freelance. El supertemp es más que un freelance, es un profesional con suficiente experiencia y que ha logrado posicionarse en un nivel de “súper” por encima de cualquier otro freelance que simplemente decidió no tener jefe y que no tiene, o no llega aún al grado de expertise que ofrece el supertemp. Ahora bien, el supertemp es alguien que trabajará de manera temporal en una empresa o por proyecto, lo que muchos definirían como un trabajo freelance para alguna empresa en específico. Sin embargo me parece sumamente interesante establecer la diferencia entre profesionales independientes que han pasado por un largo y arduo trabajo de madurez y especialización en un área de interés, y el trabajo particular que ofrecen aquellos que simplemente la hacen de “freelancer” por afuera de sus trabajos cotidianos, o que de alguna manera deciden ser freelancers y carecen de suficiente experiencia.

Hablar del supertemp es entender una generación de “súperprofesionales” que a mi parecer, cumplen de manera puntual y correcta su trabajo, pero además ofrecen algo único con su liderazgo y experiencia, es algo más que ser un profesional de su trabajo, sino que saben llevar una relación formal con su comunidad, su entorno, sus proyectos y agregan valor a todo lo que hacen. Desde luego no intento pensar solamente que por el hecho de llamarlos súper tienen poderes especiales, pero si es importante comprender que el trabajo independiente genera y aporta un grado de expertise, organización y efectividad que se logra por la experiencia de trabajar con anterioridad en instituciones donde se comprendieron entonces los procesos de organización, mecanismos de acción y metodologías de trabajo. Donde además se aprendió de los aciertos y de los errores, por lo que se busca mejorarlos y aplicar estrategias de éxito.

El sistema capitalista en el que nos encontramos inmiscuidos (gastamos, compramos y consumimos todo lo que podemos) nos demanda constantes cambios de interacción y adaptación al modelo, todos estamos en constante búsqueda de una mejora de nuestras vidas y esto incluye nuestro trabajo. La gran mayoría establecemos nuestro estilo de vida paralelamente a nuestra forma de trabajar, y escuchaba a la gente decir, busca una profesión en la que hagas lo que te gusta y entonces no lo verás como trabajo, lo verás como diversión; y aunque la frase para mi resulta trillada, no todo trabajo se disfruta, o por lo menos algunos procesos, yo particularmente no los disfruto. Pero si puedo asegurar que en gran parte los resultados son satisfactorios.

A propósito, a mí me gustaba dibujar y armar legos, pero como arquitecto dibujo planos y construyo edificios, esto esta lejos de ser lo anterior por mucho que se le parezca, y es que se disfrutan los resultados pero los procesos muchas veces son tortuosos. Y volviendo al tema del súperprofesional y el por qué hablo de esto, es lo siguiente, las profesiones se van transformando, las necesidades y exigencias de los profesionales y expertos también, jamás pensé que siendo arquitecto actuaría como emprendedor en modelos de negocios “ajenos” a mi profesión, o formando modelos pedagógicos y de aprendizaje; y mucho menos consultando sobre estrategias de marca o interacción y experiencias. Y claro, aunque todo tiene un hilo conductor y he acumulado cierta experiencia después de más de 17 años trabajando, ahora me considero del clan de los consultores independientes o freelancer, no se si ya soy digno del título súper, pero por lo pronto me voy al súper, que hoy me tocó a mí comprar la comida de la semana.

¡Nos leemos pronto!

Luis Othón Villegas | NEVERMIND

Un pensamiento en “Los Súperprofesionales

  1. Pingback: Aquí, diseñándome un empleo | NEVERMIND

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s